Economía, trabajo y producción

Una experiencia de desarrollo local: La Incubadora de Empresas de Malargüe

En el presente artículo se estudia el departamento de Malargüe, desde la óptica del desarrollo local, a través de un proyecto propuesto en su Plan Estratégico: la Incubadora de Empresas. Para tal fin nos propusimos identificar los impactos de las políticas públicas y privadas en la organización de este territorio marginal, iniciadas en la década de 1990.

Publicada el 02 DE OCTUBRE 2015

El análisis del Plan Estratégico de Malargüe, nos condujo al tratamiento de la Incubadora de Empresas como un ejemplo de cultura emprendedora que reúne políticas municipales con iniciativas de los actores sociales. Esta perspectiva se inserta en los cambios que la globalización produjo a fines del siglo XX en Argentina, que repercutieron en las políticas nacionales y subnacionales. La descentralización, provocó una revalorización de lo local como promotor y hacedor de formas alternativas de administración, superadoras de las tradicionales.

A pesar de que la principal riqueza de Malargüe era la explotación hidrocarburífera, las ganancias derivadas de ella no se evidenciaban en el desarrollo de su territorio. Precisamente esta situación condujo a que se realizaran políticas revalorizadoras de lo local.

En este contexto, surge la idea de la Incubadora de Empresas como instrumento para desarrollar un nuevo modelo productivo, añadir valor agregado a la producción, diversificar la economía, incorporar tecnología, y favorecer la inclusión social. Además, brindar asistencia a pequeños emprendimientos locales en su etapa más temprana o contribuir a la mejora de los ya existentes para que puedan aumentar su producción y comercialización. Es decir, su objetivo es promover el aumento de emprendedores para crear nuevas empresas que generen riqueza y oportunidades de empleo.

En la primera parte del trabajo se analizan las conceptualizaciones de desarrollo local desde la óptica latinoamericana para luego introducirnos en el ejemplo de la incubadora malargüina. Se realizaron varias visitas al lugar y numerosas entrevistas a los actores responsables y emprendedores de los proyectos incubados.

Características del Desarrollo local

En el siguiente esquema hemos resumido los principales aspectos del desarrollo local basado en las definiciones analizadas en el trabajo original.

Proceso continuo que mezcla las dimensiones económica, política, social y cultural para lograr el bien común.

Fuente: elaborado por las autoras.

¿Qué es una incubadora de empresas?

Según la definición dada por la Asociación de Incubadoras de Empresas, Parques y Polos Tecnológicos de la República Argentina (AIPyPT, 2003) “una Incubadora de empresas es una herramienta central en el proceso de generación y consolidación de micro y pequeñas empresas ya que otorga una serie de servicios a las nuevas empresas, especialmente las más innovadoras, cuando éstas son más vulnerables. Promueve además la cultura de la innovación y el emprendedorismo y la formación de emprendedores tanto en los aspectos técnicos como en los gerenciales. También es un agente facilitador de la innovación tecnológica. Finalmente, es un mecanismo de creación de trabajo económicamente sustentable y de desarrollo regional, tal como lo demuestran experiencias en todo el mundo”.

En fin, para su funcionamiento una incubadora debe ofrecer un espacio físico acondicionado para que se instalen diversos emprendimientos en las primeras etapas de su desarrollo y así puedan acceder a las herramientas, recursos y relaciones que necesitan para crecer y desarrollar su capacidad de sobrevivir en el mercado abierto. Entre los servicios, debe brindar una base de apoyo para la solución de los problemas: tecnología para la instalación de los mismos; consultoría; asesoramiento legal y contable; capacitación en la producción y comercialización; acceso a redes de contactos y un seguimiento y apoyo constantes. Se pretende construir un ambiente creativo e innovador que potencie los intercambios sinérgicos entre los emprendedores y las empresas, instituciones financieras y centros de formación e investigación del entorno.

Tipos de Incubadora de empresas

Existen tres tipos de incubadoras de empresas, las de base tecnológica, las incubadoras tradicionales y las de base social. La de Malargüe pertenece a esta última, pues su objetivo es la creación de empleo y la mejora de las condiciones de vida de la comunidad en la que se desenvuelven. Su actividad está alineada con los objetivos del plan de desarrollo local, con el fin de estimular emprendimientos sociales, que permitan incorporar al mercado formal individuos y grupos excluidos del sistema productivo.

Incubadora de Empresas de base social de Malargüe

Antecedentes

La Incubadora de Empresas en el Departamento de Malargüe, nos brinda la posibilidad de mostrar una experiencia de desarrollo local a escala municipal. Desde fines del siglo XX, el entonces intendente de Malargüe, Celso Jaque, junto a su equipo, se propuso como objetivo obtener las ventajas del reconocido desarrollo denominado local o endógeno, cambiando el sistema de administración municipal tradicional hacia una gestión estratégica gerencial, con el fin de llegar a la gestión asociada. Este objetivo se efectivizó a través del Plan Estratégico en el año 2001, con el fin de implementar estrategias de desarrollo en el territorio, con un abordaje integral de la problemática malargüina.

Surgimiento

En este contexto, y sobre la base del proyecto mencionado, surge la idea de la Incubadora de Empresas, como instrumento para desarrollar un nuevo modelo productivo, a través de la asistencia a pequeños emprendimientos locales en su etapa más temprana o la mejora de los ya existentes para aumentar su producción y comercialización y generar mayores oportunidades de empleo. Esta aspiración se incluyó como una línea de acción del Plan Estratégico en el año 2001, para revertir una situación social y económica crítica. Es decir que se inscribe desde un comienzo como una incubadora de base social, con un profundo objetivo de inclusión, y procurando la diversificación productiva con base tradicional. 

La incubadora de empresas de Malargüe, siguiendo los puntos de partida adoptados por el PEM, definió como misión: “brindar asistencia técnica a emprendedores instrumentando la gestación, evolución y formalización de empresas, promoviendo el desarrollo socioeconómico regional; y como visión: ser reconocidos como una organización generadora de empresas autosustentables y sostenibles”.

El bromatólogo Maximiliano Yarrach, nos explica que la de Malargüe fue la primera incubadora de base social, con gestión municipal en el país, donde sólo existían las de base tecnológica y las privadas. Además sirvió de ejemplo para la creación de otras similares, en varios municipios de la provincia. Su primer gerente, Jorge de Angeli había trabajado en “Barcelona Activa” (donde incluso surge el nombre Incubadora de empresas) y trajo ese modelo de gestión a Malargüe. Para tal fin, se creó la Fundación para el Desarrollo Económico y la Promoción Empresarial de Malargüe (Fu.D.E.P.E.M) conformado por distintos actores de la sociedad, con el objetivo de fomentar proyectos en la Incubadora de Empresas. Esta última, se pone en marcha el 19 marzo del 2004.

Objetivos

Objetivo General: La incubadora se propone favorecer la asociación y cooperación entre distintos sectores para que desde esta iniciativa se logren éxitos en el mercado y consoliden el desarrollo local.

Entre sus objetivos específicos se mencionan: 1) desarrollar en la etapa de preincubación el acompañamiento y asistencia en la formulación y evaluación del plan de negocios; 2) fortalecer la calidad de los emprendimientos durante el proceso de incubación, por medio de asistencia técnica, para mejorar de este modo el desempeño de los mismos; 3) realizar el acompañamiento y gestión a aquellas empresas que hayan conseguido emerger de la etapa de incubación a la de postincubación, con el fin de obtener empresas sustentables y productivas.

En su filosofía corporativa se proponen trabajar sobre el capital intangible a través de valores como: respeto, vocación de servicio, profesionalidad, innovación y compromiso. Los servicios que brinda se pueden resumir en: asesoramiento técnico, gerenciamiento, formación en sistemas de comercialización, marketing y publicidad, servicios de secretaría, apoyo para el registro de marcas y patentes, bromatología, formación empresarial, también acceso a equipos y alquileres flexibles. Para cumplir estos servicios, la incubadora cuenta con una amplia gama de profesionales, entre ellos, una diseñadora gráfica, tres bromatólogos, un contador y una especialista en planificación estratégica del desarrollo económico local.

Espacio y funcionamiento

La incubadora se instaló en un extenso terreno municipal de cercana y fácil accesibilidad, en la ciudad de Malargüe, en la calle Milagro de los Andes, unos trescientos metros al oeste de la RN 40. Se trabaja a partir de dos sistemas: el de incubadora externa, formada por los emprendedores instalados fuera de la sede, pero que hacen uso de los servicios de la misma; y el de incubadora interna formada por aquellos emprendimientos que se encuentran físicamente localizados en el predio.

Instalaciones de la incubadora

 

 

 

 

 

 

A su vez, la municipalidad contribuye con el pago de los sueldos de los empleados permanentes. Los emprendedores tienen un lapso de dos años para crear su empresa y después de los cuales, egresan. Algunos sectores como el minero, textil y apícola tienen otros convenios y permanecen más tiempo. Una vez egresados, la incubadora realiza un seguimiento de los mismos y continúa con el asesoramiento. Entre éstos se encuentran los de comestibles artesanales como una chocolatería, fábricas de mermeladas y dulces, escabeches, productos caprinos y talleres de telares trabajados por mujeres y recientemente un joven emprendedor ha instalado su propia panadería “Delicias de Pan”, en la calle principal.

La forma de admisión puede ser de diversas maneras: la más común es que los potenciales emprendedores se acerquen a la incubadora y propongan lo que desean hacer, se evalúa y si es factible, personal de la incubadora arma el proyecto. Posteriormente, una vez aprobado, se le otorga en alquiler un box para trabajar, a un costo reducido. Otra forma, es realizar una convocatoria o analizar los proyectos en espera e ir llamándolos a medida que se desocupen los boxes. Por lo general están ocupados todos los lugares y por el momento no se ha planteado aumentarlos.

La incubadora también cumple funciones de asesoramiento a todos aquellos que lo requieran, entre ellos al sector ganadero del departamento para lograr que diversifiquen su producción. Con ese fin se ha formado la Cooperativa de Acopio y Secadero de Cueros.

Uno de los principales problemas de la incubadora de empresas es el financiamiento de los emprendimientos. La Fu.D.E.P.E.M establece los contactos y el asesoramiento respectivo. En 2010, se logró concretar un acuerdo con el PRODER (Programa de Desarrollo Regional), del Banco Nación, para brindar apoyo económico a emprendimientos asociativos de pequeña escala.También se trabaja con líneas de crédito PyME, para ampliación de negocios, iniciación de un emprendimiento, proyectos de innovación tecnológica como SEPyME, PRODEAR, IDITS, COFECYT, entre otros y con créditos de la Ley Caprina Nº 26141, donde se asiste a productores caprinos, para asegurar la continuidad de la actividad en el campo.

A su vez con el mismo objetivo el municipio de Malargüe, desde hace 4 años, lleva a cabo el “Congreso Provincial de Emprendizaje”, “para aprender a emprender”. El mismo congrega a 3.000 personas aproximadamente cada año, que trabajan durante 4 días en el Polideportivo y el Centro de Convenciones.

También se trabaja en un proyecto llamado “Creando Empresas”. Para llevarlo a cabo se han agrupado la Oficina de Empleo, la Escuela de Empleabilidad y Autoempleo (ambas de la Municipalidad), la Incubadora y empresas privadas, con el objetivo de que estas últimas apadrinen a los emprendedores que están en la Incubadora. Son “Empresas que apadrinan Empresas”. Nació como un proyecto participativo entre la sociedad civil, Fu.D.E.P.E.M. y el Municipio con vistas a generar emprendimientos independientes que lograran la diversificación productiva, solución a los problemas de empleo, y fomentaban el desarrollo local. Su finalidad consistía en trabajar de manera asociativa, produciendo una sinergia entre la actividad privada, los organismos estatales educativos, tecnológicos y sociales y la Incubadora de empresas. En la actualidad ha variado el objetivo principal y se nota una fuerte presencia del Municipio.

A pesar de su corta historia, la Incubadora de Empresas de Malargüe, ha tenido cambios notables en su conducción. El primer gerente y gestor de la misma, fue Jorge De Angeli, (2004- 2009), le sucedió Beatriz Gatica. Luego la gerencia se dividió en dos: un sector Contable a cargo de B. Gatica y otro Operativo, bajo la responsabilidad del Sr. F. Domínguez, (2009-2011).

A partir de 2012, hubo un cambio en la dirección de la incubadora, ya que pasó a depender de la Dirección de Promoción Económica de la Municipalidad de Malargüe. La figura legal continúa siendo Fu.D.E.P.E.M. Esta nueva administración, tiene origen en el descontento del intendente Agulles, ante los resultados poco efectivos demostrados en la Incubadora e irregularidades en su manejo (Ser y Hacer de Malargüe, 2011). Entre las reglas no respetadas se encuentran la falta de pago de los boxes y el no cumplimiento del plazo de dos años establecido para cada incubado, además del déficit financiero que a lo largo de estos años se ha ido acumulando (Quevedo y Sandoval, 2013). Asimismo, entre las actuales autoridades y las anteriores hay grandes diferencias con respecto a la función y la manera de conducir la incubadora.

El Director municipal de Promoción Económica, Andrés Quevedo, responsable de la Incubadora, a partir de enero de 2012, sostuvo que esa institución está dependiendo actualmente del municipio, pero que la idea del intendente es “recuperar el objetivo original que se había desviado un poco”, y ellos están trabajando para lograrlo (Ser y Hacer de Malargüe, 2011).

Emprendimientos de la incubadora

Entre los emprendimientos que se localizan en la incubadora se encuentran:

- Planta Apícola: Cuenta con una infraestructura con tecnología de avanzada. Esta planta atiende en forma permanente a 32 apicultores agrupados en dos cooperativas quienes dejan un porcentaje del 7% de su producción a la incubadora, para solventar los gastos de mantenimiento.

- Emprendimientos agrícolas: el laboratorio de biotecnología dedicado a la siembra y cultivo de papa semilla desde 2010 y el Plan Hortícola asesorado por el INTA.

- Emprendimientos mineros: existe un taller de lapidación donde existen varios emprendimientos desde joyería artesanal, escultura, marmolería, cerámica y postes de cemento.

- Emprendimientos industriales: producción de humus de lombriz como fertilizante natural; Galletas y alfajores; cerveza artesanal, sándwiches de miga, panadería y taller textil.

Es importante destacar los talleres protegidos permanentes de panadería y serigrafía, que trabajan con jóvenes con capacidades diferentes.

Trabajadores extrayendo miel

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Conclusión

En el desarrollo del tema se ha destacado el éxito que ha tenido este proyecto a través de la concreción de numerosos emprendimientos locales nuevos, y del mejoramiento de algunos ya existentes para poder aumentar la producción y comercialización. La creación de nuevas microempresas que generen riqueza y oportunidades de empleo, es parte del objetivo principal expresado en su creación.

Es interesante destacar cómo han sabido conectarse las dimensiones política, social, económica con sus distintos actores, para poder crear la sinergia necesaria para desarrollar las potencialidades naturales, humanas y productivas del territorio, a través de un proceso continuo de desarrollo ascendente o local; con el fin de lograr mejorar la calidad de vida, la solidaridad local, la cohesión social y conciencia colectiva basados en una ética que se sustenta sobre el bien común y la equidad.

Sin embargo, desde el año de su creación ,en 2004, hasta la actualidad la incubadora ha tenido diferentes momentos en su conducción y diferentes criterios en cuanto a la misma. Entre estos cambios a partir del 2012, perdió su independencia quedando totalmente bajo la órbita de la Dirección Municipal de Promoción Económica. Las autoridades consideran que esta situación es un momento de transición, ya que pretenden recuperar el objetivo original que está desvirtuado por la falta de cumplimiento de ciertas reglas y por el déficit financiero.

La actual absorción de la incubadora por parte del Municipio ha originado diferencias de opiniones entre los actores involucrados en la misma, porque se ha distorsionado el objetivo originario, que era lograr emprendedores independientes, con empresas productivas autosustentables que favorecieran el desarrollo local.

Precisamente en el caso estudiado de la Incubadora de Empresas de Malargüe, como un ejemplo de desarrollo local, se han encontrado adelantos y retrocesos en su corto proceso de vida, que son propios de todo nuevo proyecto hasta lograr su consolidación.

Volviendo a la complejidad del concepto de desarrollo local, expresado en el marco teórico que sustenta este capítulo, pensamos, como lo sintetiza muy simplemente Boisier, que “el desarrollo no se hace desde cualquier lugar. . . se hace en el terruño y en manos de la gente” (Boisier, 2007:9). Ese terruño es Malargüe y esa gente . . . los malargüinos. Es su responsabilidad lograrlo.

Bibliografía

- ARROYO, D., (2002). Los ejes centrales del Desarrollo Local en Argentina, www.cenoc.gov.ar.

- BOISIER, S., (2001). Desarrollo (local): ¿de qué estamos hablando? En: Madoeris, O., Vázquez Barquero, A., (eds.) (2001). Transformaciones globales, Instituciones y Políticas de desarrollo local. Rosario, Ed. Homo Sapiens.

- CASALIS, A., (2008). Desarrollo local, territorio e inclusión social: una relación público-privada. Resumen de la disertación correspondiente al Seminario Taller del mismo nombre, San Pedro (Buenos Aires), CEDEL 26 de setiembre de 2008.

- CEPPARO, M.E. (coord.), (2010). Rasgos de Marginalidad. Diferentes enfoques y aportes para abordar su problemática. Malargüe, un ejemplo motivador. Mendoza, Ed. de la Facultad de Filosofía y Letras, UNCuyo.

- CEPPARO, M.E. (2010). Malargüe. Condiciones naturales y ciclos socioeconómicos. En: CEPPARO, M.E. (coord.), (2010). Rasgos de Marginalidad. Diferentes enfoques y aportes para abordar su problemática. Malargüe, un ejemplo motivador. Mendoza, Ed. de la Facultad de Filosofía y Letras, UNCuyo.

- CEPPARO, M.E., PRIETO, E.B., GABRIELIDIS, G., (2010). El Plan Estratégico Malargüe y las iniciativas para el ámbito rural. En: CEPPARO, M.E. (coord.), (2010). Rasgos de Marginalidad. Diferentes enfoques y aportes para abordar su problemática. Malargüe, un ejemplo motivador. Mendoza, Ed. de la Facultad de Filosofía y Letras, UNCuyo.

- GARCÍA DELGADO, D. y CASALIS, A., (2006). Desarrollo Local protagónico y proyecto nacional. En: El desarrollo local en el eje de la Políticas Social. Buenos Aires. Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

- GUTIERREZ, R. A., (2007). Conversación con S. Bosier. En: Ciencias Sociales on line. Revista Electrónica, julio 2007, vol. IV. Nº2. Viña del Mar, Universidad de Viña del Mar.

- KLEIN, J.L., (2006). El desarrollo local en la geografía: un desarrollo teórico y profesional. En: HIERNAUX, N. y A. LINDON (dirs.), Tratado de Geografía Humana. Cap. 13. Barcelona, Anthropos.

- MOLINA de BUONO, G. y FURLANI de CIVIT, M.E., (coords.), (2005). Teoría, Método, Práctica. Proceso metodológico para la toma de decisiones en un territorio local. Mendoza, INCIHUSA, CRICYT, CONICET. 

Links

http://www.pem.gob.ar/

http://www.malargue.gov.ar/

Link permanente:
http://www.politicaspublicas.uncu.edu.ar/articulos/index/una-experiencia-de-desarrollo-local-la-incubadora-de-empresas-de-malarge

Advertencia legal:
Las opiniones y los conceptos vertidos en los artículos publicados expresan la postura de sus respectivos autores y no necesariamente coinciden con la de la Universidad Nacional de Cuyo. La institución declina toda responsabilidad por las consecuencias que pudieran derivarse de la lectura y/o interpretación del contenido de los artículos publicados.

Licencia de Creative CommonsEsta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.5 Argentina .

Una experiencia de desarrollo local: La Incubadora de Empresas de Malargüe

Investigadores responsables

Gabrielidis, Graciela - Ver Ficha

Prieto, Estela Beatriz - Ver Ficha

Palabras Clave

Cómo citar este artículo

Gabrielidis, Graciela; Prieto, Estela Beatriz (02 de octubre 2015) "Una experiencia de desarrollo local: La Incubadora de Empresas de Malargüe".
Publicado en la Plataforma de información para políticas públicas de la Universidad Nacional de Cuyo.
URL del artículo http://www.politicaspublicas.uncu.edu.ar/articulos/index/una-experiencia-de-desarrollo-local-la-incubadora-de-empresas-de-malarge
Fecha de consulta: 18/06/2019

Contenidos relacionados

Articulo

Procesos estructurales y coyunturales vinculados con las dinámicas sociales del área rural extrema de Malargüe

Articulo

La integración laboral como estrategia de inclusión social

Articulo

La integración laboral como estrategia de inclusión social

Entrevista

“Las políticas exitosas que tengan que ver con lo laboral, tienen que articularse con una educación de calidad”

Novedad

Bono fiscal II para 58 proyectos que prevén generar 2.200 empleos

Novedad

Empiezan a invertir en Vaca Muerta y benefician a una empresa mendocina

Novedad

Empiezan a invertir en Vaca Muerta y benefician a una empresa mendocina

Novedad

A Mendoza le va mejor que al país a nivel económico.

Novedad

Con reparos de la oposición, Diputados aprobó beneficios fiscales para el software y otras industrias